Mi vida antes de probar el baclofeno, era de total dependencia. No podía andar solo por la calle porque los espasmos me tiraba de la silla. No podía hacer ninguna transferencia a ningún lugar, coche, cama, porque al bajar las piernas de la silla, me provocaba unos grandes espasmos que me lo impedía. No podía ducharme solo, ya que corría el riesgo de caerme con solo tocar el agua mi piel y ya no os cuento como dormía…

¿Qué es la bomba de baclofeno?.

Sin tener que acudir a google para copiar y pegar lo que específicamente es, os lo resumo textualmente. La bomba de baclofeno es un depósito de medicación (baclofeno) pequeño que se introduce dentro del abdomen (entre piel y musculación) y bombea a través de un catéter a la médula espinal el baclofeno, que es una medicación que “evita” que me den espasmos en las piernas y abdomen.

¿Porqué me lo puse?.

Sinceramente, no quería ninguna intervención quirúrgica, pero cuando el Dr. Benito del Instituto Guttmann me inyectó la medicación con una aguja en la médula (como una epidural), lo tuve clarísimo. Yo tomaba 3 pastillas de 25 mg de lioresal y eso no funcionaba, así que di el paso.

En cuanto noté el efecto del baclofeno, mis piernas se convirtieron en auténticos trapos, aunque mantengo un poco de espasticidad (solo cuando estiro las piernas, 2 o 3 segundos), que me permiten mantener un poco el tono muscular.

Tras un periodo de adaptación y de configurar la dosis hasta conseguir lo que buscábamos, todo cambió en mi vida. Mi santa madre, que siempre me protege allá donde esté, se preocupaba mucho por mí y del riesgo que tenía siempre de caídas. Pero con la bomba, todo ese miedo que mis padre y yo teníamos, desapareció. Empecé a tener mayor autonomía personal e independencia. Conseguí hacer las transferencias, de conducir sin miedo de que le diera una patada al volante o freno. A rodar por todas las calles sin importar si era empedrado o plaquetas de cuadritos. Conocí la INDEPENDENCIA en todos los aspectos y eso mejoró notablemente mi vida.

Cada 4 meses voy a recargarme la bomba a la unidad del dolor en el hospital de Cádiz. Una intervención simple. Inyectan una aguja para sacar la medicación que quede y lo vuelven a llenar. 5 minutos.

No soy médico ni soy quién para decirle a una persona que se ponga la bomba, porque como toda intervención, tiene sus riesgos, pero no dejo de recomendar de que si tus espasmos te impiden realizar una vida plena, pregúntele al doctor de la unidad del Dolor por la bomba de baclofeno.

Saludos!

1 Comentario

  1. Yo tomé Lioresal y me lo tuvieron que quitar porque me provocó vejiga neurógena (ya me la había provocado antes el Sirdalud). Me fue muy bien… hasta que dejó de irme. Ahora tomo Lyrica y no me puedo quejar. Mi rehabilitadora ya conoce mi deseo de ponerme la bomba cuando deje de hacerme efecto, pero está complicado que me la puedan poner por otras patologías…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.