Aprovechando que se avecinan elecciones autonómicas en Andalucía, me gustaría sugerir sobre posiblemente uno de los temas más hablados entre las personas que utilizamos productos de apoyo a nuestra discapacidad.

En Andalucía somos más de 700.000 personas con discapacidad (reconocida), pero muchísimas más las personas que utilizamos productos de apoyo para asegurarnos una vida activa en la sociedad. Desde una plantilla, hasta una silla eléctrica o pierna robótica.

Teniendo en cuenta la necesidad de recurrir a estos productos para mejorar nuestras vidas, el Gobierno central y con apoyo de las autonomías, elaboran un catálogo en el que ofrecen bajo prescripción de un médico rehabilitador o neuro, algunos de los productos que necesitamos.

En mi caso, necesito de varios productos cada cierto tiempo para lograr tener una vida normalizada y con seguridad de no tener de ninguna otra complicación.

Necesito una silla de ruedas para movilizarme, un cojín antiescaras para prevenir de úlceras y un respaldo para corregir mi espalda. Además para tener una bipedestación regular y mantener con buena salud el estado cardiovascular, necesito bitutores para ponerme de pie o un bipedestador. Todo esto sin contar con repuestos, y otros materiales de apoyo para hacer deporte.

Estamos hablando de un desembolso muy alto para poder tener una vida normalizada y activa. Todo el material que uso no se subvenciona ni por asomo con lo que la Junta de Andalucía nos da. Mi silla de ruedas (precio medio-bajo en comparación a otras de mismas características) cuesta 3.800€ y la Junta paga 585€ para que compremos una silla de aluminio tipo hospital. Esas sillas no me proporciona la movilidad ni mucho menos la independencia que necesito en mi día a día, por lo tanto, la silla de ruedas que subvenciona la Junta de Andalucía nos hace dependiente de otra persona para la calle, ir en el coche, etc.

El cojín que uso cuesta más de 800€, la Junta me da algo más de 300€. Así con todo. No solo no podemos comprar lo que nos viene mejor, sino que nos oferta productos de poca utilidad, provocándonos así falta de actitud, malestar, baja autoestima, depresión por ser dependiente, en definitiva, nos quita SALUD, por ende, un sobrecoste por recurrir al médico a la seguridad social.

Por ello me gustaría que el próximo gobierno garantice a las personas que necesitamos de productos de apoyo para tener las mismas condiciones, de un catálogo con un mayor presupuesto y que podamos comprar lo que necesitemos.

1 Comentario

  1. Hola, la última vez que solicité una silla de ruedas, fue imposible porque me daban sillas con el asiento de chapa (obviamente muy duro para alguien que no se mueve) o de tiras, con lo que el cojín de aire no queda bien, yo necesito un asiento de tela para que ceda un poco y no sea tan rígido.
    Soy tetrapléjico y no muevo nada por lo que ese tipo de asiento tan rígido no me sirve.
    En el mercado no encontraron ninguna silla que tuviera el asiento de tela para poder ponerle el cojín de aire que es lo que siempre he usado.
    Me parece muy extraño que no haya sillas con asientos de tela como el que yo necesito.
    Muchas gracias y un saludo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.